/

(Re) humanicemos los procesos de selección

Bandeja de entrada: más de 300 correos pendientes; pilas de folios amontonadas sobre la mesa; los famosos seis segundos para dar una lectura en diagonal un currículum tras otro.

Después de más de 50 de leídos, quizás hemos apartado dos o tres para valorar con mayor profundidad …

Bandeja de entrada: ningún correo pendiente; más portales de trabajo a revisar, decenas de currículos listo para enviar; una nueva lectura para valorar si se ha puesto de relieve lo mejor que tenemos. Cada currículum enviado, se convierte en un silencio, en una nueva frustración de la que hay que volver a levantar.

Realmente, hay alguien al otro lado de la pantalla?

Esta es la situación que responsables de selección y personas que buscan trabajo viven de manera diaria.

Hemos masificado los procesos de selección, el potencial de la tecnología nos ha llevado a priorizar la cantidad a la calidad, y hemos terminado por despersonalizar los procesos de selección.

Ahora que con tanto énfasis volvemos a reclamar una visión humanista en medio de tanta tecnología, es el momento de volver a poner a los candidatos y candidatas en el centro de los procesos de selección, y devolverles el papel protagonista que el método les ha arrebatado.

Las personas, como seres sociales que somos, necesitamos relacionarnos y establecer conversaciones. Los nuevos canales digitales, pero también los presenciales, nos dan una nueva oportunidad para relacionarnos con los candidatos y candidatas. La presencia de nuestra empresa en la red, va más allá de dar visibilidad a nuestro producto o servicio. También es un canal para atraer, comunicarnos y captar nuevo talento. Técnicas como la Employer Branding o la Inbound Recruiting fomentan el conocimiento mutuo, la creación de comunidad y el deseo de pertenencia.

En Barcelona Activa hace tiempo que, con el objetivo de aproximarse oferta y demanda de trabajo, facilitamos a personas y empresas un punto de encuentro. A través de los Eventos de Reclutamiento y Networking proporcionamos un entorno informal para fomentar la interrelación y lo acompañamos de entrevistas breves, conocidas también como Speed Dating Profesionales, donde personas y empresas pueden explicar el valor de su candidatura en un máximo de 10 minutos. Si, lo hemos dicho bien, las empresas también deben explicar su valor, también han de seducir a los y las profesionales.

Las conversaciones, a pesar de ser muy breves, permiten valorar lo que va más allá del currículum. Se ponen en juego actitudes, más que aptitudes, y competencias personales que permiten valorar la motivación y la potencial alineación de las personas con los valores y la cultura corporativa. Pero, no nos engañemos tampoco, esta comunicación con la comunidad de potenciales profesionales también requiere de tiempo, constancia y dedicación.

Este esfuerzo, a pesar de nos puede parecer costoso, puede hacer más efectivos los procesos de selección , y no sólo en relación a las vacantes vigentes, sino que también permiten proyectar a profesionales que hemos conocido en posiciones futuras de nuestra empresa. ¿Y para las candidatas y candidatos? Conversar también supone un mayor grado de preparación, presupone una alta motivación y, por tanto, una candidatura de mayor calidad. Además, siempre hay una respuesta y, en caso de ser negativa, hay un entrenamiento, y se extrae un aprendizaje.

(Re) humanicemos y conversemos. ¿Hacemos un café?

Carol Lorenzo Garcia, Responsable Área Mercado de Trabajo y Búsqueda de Empleo de la Dirección de Orientación y Formación de Barcelona Activa

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Previous Story

Inseguro hasta el domingo, después vuelve el anticiclón: predicción meteorológica del 21 al 27 de octubre 2017

Next Story

Cómo prevenir la morosidad en las operaciones internacionales

Latest from Competitividad