/

Liderazgo consciente; el nuevo liderazgo del siglo XXI

Los cambios constantes en los que vivimos como sociedad, acelerados además a causa de la pandemia, nos afectan en todos los ámbitos de la vida, y especialmente en el profesional, ya que este es un momento clave de transición en cuanto al liderazgo en las empresas. Dependiendo de quién y cómo coja el timón del barco de la empresa, sus personas trabajadoras responderán con éxito o no en esta etapa de incertidumbre.

Partiendo de que no es fácil dirigir una empresa, puesto que requiere unas capacidades, habilidades, energía y tiempo que no todo el mundo tiene, el/la líder sí debe tener la capacidad de no centrarse exclusivamente en los números y la obtención de resultados, para atender las necesidades de su equipo. No hacerlo sería un error, dado que sin las personas trabajadoras no llegarían los resultados, o al menos los que podrías alcanzar realmente si tuvieras un equipo motivado.

El estilo de liderazgo ha tenido una clara evolución en la que ha quedado atrás ordenar y mandar a las personas trabajadoras, para incorporar líderes que inspiren y motiven a su equipo con el fin de alcanzar unos resultados objetivos. El líder ha evolucionado para pasar a ser alguien que escucha, cuida y mira por el bienestar de su equipo, porque sabe que al final son las personas que trabajan las que ayudarán a salir adelante a la empresa, sobre todo en los momentos complicados. Este liderazgo que consigue alinear los objetivos de los trabajadores/as con los de la empresa se conoce como liderazgo consciente.

El liderazgo consciente va más allá del alto coeficiente intelectual, de hecho se combina con la inteligencia emocional. De tal manera que las personas directivas son conscientes del talento y potencial que tienen cada una de las personas de su equipo y por ello las escuchan, ayudan y miran por su bienestar laboral, para que de este modo incrementen su productividad.

El liderazgo no está asociado al título sino al comportamiento” Robin Sharma, referente en el área del liderazgo

La evolución del liderazgo llega incluso a las series que puedes encontrar hoy día en las diferentes plataformas de streaming; atrás queda la imagen tradicional del jefe mandón y egoísta, que es sustituido por líderes que se preocupan por su equipo, colaborativos, empáticos y próximos. Series como New Amsterdam o The Bold Type ponen de manifiesto líderes que se preocupan por sus respectivos equipos y como líderes saben dirigir pero también ayudar a su equipo cuando es necesario.

Cómo aplicar en tu día a día el liderazgo consciente

Para ser líder, no hace falta ser socio/a, propietario/a o alto/a ejecutivo/va de una empresa. Todo el mundo puede ser líder en su propio espacio, en su entorno laboral, y puede sacar lo mejor de las personas que le rodean, generando un ambiente de ayuda, cooperación y superación de retos.

Pero ¿cómo lo podemos aplicar cada uno de nosotros en nuestro día a día?

  • Autoconocimiento

El primer paso para ser un/a buen/a líder es el autoconocimiento. Conocerte a ti mismo/a, saber cuáles son tus puntos fuertes y tus puntos débiles; es posible que ser consciente de esto te comporte cambiar ciertas conductas, actitudes y tener autocontrol para decidir cómo actuar ante las diferentes situaciones.

  • Trabajo de escucha

Es importante liderar y dirigir, pero también escuchar a cada una de las personas que conforman tu equipo, para entender las necesidades o ayudas que requieren en cada caso para seguir creciendo.

  • Promover la colaboración

La cooperación y la comunicación eficaz entre las personas miembros del equipo es fundamental si queremos unir esfuerzos y que remen hacia una misma dirección.

  • Claridad en la toma de decisiones

Gran parte de la responsabilidad de un/a líder es la toma de decisiones. Es fundamental ver seguridad en la persona líder a la hora de tomar decisiones y no generar dudas en los objetivos marcados.

  • Positivismo

Transmitir que todos los objetivos son posibles es vital para tener un equipo motivado y feliz, que trabajará para alcanzarlos en su máximo nivel.

En conclusión, liderar es mucho más que ejercer un cargo, es la oportunidad de aportar valor e influir positivamente en la compañía. Y lo que requieren hoy en día las empresas para seguir creciendo son liderazgos adaptados a los tiempos actuales, liderazgos del siglo XXI, liderazgos conscientes y comprometidos con sus equipos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Previous Story

La recuperación económica pasa por el RESCATE DE LOS AUTÓNOMOS

Next Story

Dime cómo etiquetas y te diré cómo eres

Latest from Competitividad

Corresponsabilidad

El diccionario nos dice: Responsabilidad compartida. Una definición breve, clara y concisa. Estoy de acuerdo en

Recuerdos y realidad

Mi nombre es Jenny Alayo Castañeda, peruana de nacimiento. Llegué a Barcelona hace más de 20