En un entorno empresarial en constante evolución resulta imprescindible que los empleados de una compañía reciban formación continua. De esta manera se satisfacen tanto las necesidades individuales de cada uno de los profesionales , que ajustan sus conocimientos a las exigencias de especialización del mercado laboral, como de su compañía, que observa a través de la capacitación de sus empleados la oportunidad de mantener su productividad y una proyección adecuada, frente a su competencia.

Para alcanzar el éxito, las compañías deben tener un sistema de gestión de la formación altamente eficaz y suficientemente potente y flexible como para dar respuesta a sus exigentes y cambiantes necesidades. Una solución de aprendizaje en que las iniciativas formativas, tanto individuales como colectivas, puedan ser consultadas y analizadas en caso de que se requiera, lo que constituye un elemento clave en la estrategia de recursos humanos de cualquier entidad.

Una correcta gestión del aprendizaje en una empresa favorece la aparición de ventajas sostenibles, a la vez que ayuda a consolidar y transmitir la cultura, valores y misión de la empresa. Dispone en los lugares a profesionales capacitados e integrados en la cultura de la organización, aumentando la productividad de la compañía, y su nivel de competitividad y rentabilidad. Toda una serie de beneficios que favorecen los procesos de gestión de calidad en las organizaciones, permiten una mayor flexibilidad y capacidad de adaptación a la fuerza laboral e incrementan el compromiso de los equipos humanos con la empresa.

Y en todo este contexto, las nuevas tecnologías e Internet han cambiado la forma en que las compañías, sus empleados y partners interactúan diariamente, además de ofrecer funciones complementarias que han permitido dar un salto cuantitativo y cualitativo en la formación promovida en las empresas. Mientras el número de PCs sigue cayendo, el número de tablets y teléfonos inteligentes no deja de aumentar. Esta tendencia queda reflejada también en la forma en que las empresas enfocan su estrategia de formación.

Los últimos estudios indican que el e-learning es la elección ideal para conseguir resultados de calidad en un corto período de tiempo. Pero, hoy en día, sin los medios tecnológicos adecuados, los programas de formación tienden a ser menos eficaces.

Contar con trabajadores en continuos procesos de formación, no sólo ayuda a una empresa a conseguir sus objetivos y metas, sino que también asegura un eficaz sistema de relevos profesionales, ya que permite que los propios empleados, con unos altos niveles de productividad, satisfechos con la formación recibida y en pleno desarrollo de sus habilidades, vayan escalando posiciones dentro de la empresa.