Cuando nos planteamos exportar un producto en el extranjero, una de las tareas a llevar a cabo es determinar el arancel que deberá pagar el cliente del país de destino para poder importarlo.

Es por esta razón que, el primer paso para exportar, es identificar el código arancelario que corresponde al producto. Esto significa que se le deberá asignar uno de los códigos del TARIC, el cual está definido por la nomenclatura arancelaria y los derechos arancelarios.

Prácticamente todos los artículos y productos que se comercializan en el mundo tienen asignado un código arancelario, que es un número específico recogido en el Sistema Armonizado (SA, Harmonized System HS), el cual garantiza la uniformidad en la clasificación los productos en todo el mundo, y está supervisado por la Organización Mundial de Aduanas (OMA, World Customs Organization).

El TARIC del producto puede encontrarse por medio del buscador de códigos arancelarios que ofrece el Plan Cameral mediante la siguiente web: www .camaras.org / Comext / buscador.html.

Una vez identificado el código arancelario, los aranceles pueden encontrarse mediante la página Market Access Database http://madb.europa.eu/madb/indexPubli.htm, donde también se pueden consultar todos los requisitos documentales para exportar un determinado producto comunitario (europeo), a cualquier país del mundo.

Podemos encontrar esta documentación en los apartados “tariff” y “Procedures and formalidad”. Con el fin de encontrar el arancel del producto, se debe introducir el país de destino y el TARIC oportuno. En ocasiones, puede aparecer sólo la columna MFN (Most Favoured Nations), esto implica que este país no dispone de un Acuerdo Preferencial con la Unión Europea. En caso de disponer de ellos, aparecería una columna encabezada por EU, en la que los aranceles serían notablemente inferiores.

Para concluir, mencionar que, la identificación correcto del TARIC es obligación del exportador, y por tanto, en caso de tener dudas sobre la elección del código, es recomendable preguntar directamente al departamento de aduanas y impuestos especiales de la agencia tributaria.

Es de gran importancia hacer una buena identificación, no sólo porque esta ayuda a determinar los aranceles que deberá pagar el importador, sino también porque determina los requisitos para poder importar y exportar el producto.

Además, se debe tener en cuenta que, si se identifica la partida arancelaria erróneamente, ésta puede dar lugar a sanciones, liquidaciones complementarias de impuestos e incluso, llegar a impedir una importación, obligando así a la destrucción de la mercancía o su regreso a origen, con los costes que ello supondría.